Bab El Ain y Heterónimos. Un Defecto Hermosísimo. CD.

|

CD de Bab El Ain (nº 20) con los últimos singles publicados en el blog, incluyendo algunos de sus “heterónimos”.

Como nuestro amigo Ficus (último presentador oficial de Cds de Babelain) está en paradero desconocido, incluyo algunos de los comentarios que en su día reflejaron los visitantes habituales de este blog, a modo de presentación de algunos temas.



BAB EL AIN

Comentario de nuestra amiga ELIEZER para el single “La Risa” y “Un Defecto Hermosísimo”:

Que bueno, amigos!!!
A mi lo de los puntos sobre las íes también me da pavor...
Tener enlatada la risa de Mavi es un bálsamo para días triste....espanta a las tórtolas jajaja
Gracias.”

Y de nuestro amigo FICUS (actualmente en paradero desconocido):

Muy buenas ambas coplillas, dear bab.
Me gusta el aire sixties y las dos voces de The Laugh, y también la risa de Mavi "of course" jejeje.... 
Y como soy de paladar exquisito, pues también me place el regustillo ochentero del hermosisimo defecto.

Algunos comentarios para “Dos Caminos”:

De nuestro amigo RICK:

Dejando aparte la talla de la letra (y luego dices que la poesía no es lo tuyo, o algo así), me sigue sorprendiendo lo bien que dominas los arreglos. Y son precisamente los arreglos los que indican el nivel de un músico, por cierto. Así que la pieza te ha salido redonda, una vez más. Qué envidia...”

De nuestra amiga MILENA:

Buenísimo Bab, me encanta la melodía, y tu voz&como cantas me derrite, qué quieres que te diga... El poema es genial... Y qué voz.”

De nuestro amigo KNOS:

Estupendo camino el que llevas con esas coplas que nos tienen a todos embelesados.
Esta letra profunda nos lleva a reflexionar.
Lástima que no se alargara el punteo final.
Buena canción.
Muchas gracias. Knos5.”

De nuestro amigo JOHNNY:

Buena adaptación de tu poema, Bab. Mientras la escuchaba he tenido un poco de calma aunque sea por poco tiempo, jejeje. Un fuerte abrazo, me alegra que estés en forma en este nuevo año.”

Algunos comentarios para “El Tren de las Ilusiones” Y “Tienes que recordarme...:

De nuestro amigo FICUS:

Cancionón mayúsculo ese Time's train. De los de riffeo salvaje, supervitaminado y mineralizado.
Algo así como acordarse del Taxman (pero muy vagamente), darle diez vueltas de tuerca, americanizarlo y babelaneizarlo, meter todo en la batidora y darle a potencia máxima.
Desde luego suena a tren, pero con genuina caldera a vapor, o diesel (que leches), pa que alcance los ciento y pico por hora jejeje...
Y luego, para bajar las revoluciones, un ejercicio introspectivo y pausado. Eso si, calma borrascosa, para no decelerar en exceso y pasarse de frenada.
Dos buenas coplillas, dear bab, cada una de su madre y de su padre, que en este caso, el último, desafiando a la naturaleza, es quien las pare jejeje...”

De nuestros amigos JOSE KORTOZIRCUITO Y SEBI:

Hola Bab:
Otro single pal bote. Dos buenos temas, en tu linea, y bien diferentes, prefiero la cara B con ese sonido post-new-ola (¡Toma ya!), Sebi dice que le recuerda a "Golpes Bajos", que era uno de sus grupos de culto.
La del tren, aunque parezca mas trivial tiene su enjundia, ya llevo rato pensando en las ilusiones, todas descartadas, pero entre la amante rusa y el jamón, no acabo de decidirme.
La portada guapa, es que los trenes no se que tienen que siempre te enganchan.
Un saludote y a plantar fuerte.”

Comentarios para “La Luna no tiene Vello”:

De nuestro amigo ANTONI:

Hola babelain:
Esa Fender suena de lujo, una verdadera joya. La verdad es que todo el conjunto te ha quedado muy bien. Buen trabajo, suena muy americano. La canción muy bonita, la letra también, incluso esos coros que suenan en algún momento, lo hacen divinamente.
En fin, amigo. Te has lucido y me has dejado impresionado.
Quiero más”

De nuestra amiga MILENA:

A mi me encanta la música que haces, Bab... muchas gracias pues por compartirla... la letra de la luna sin vello, genial... y la portada del disco, bonito montaje... ah, y veo que estás muy bien armado ;-) Más gracias y saludossssss”

Comentarios para “Para que buscar lejos si lo exótico está aquí”, celebrando los cinco años de blog:

De nuestro amigo KNOS:

Un lustro y la calidad musical en aumento es todo un lujo.
Una canción que en el riff que sobresale me recuerda a J.J. Cale, un gran maestro que ha ilustrado a mucha gente.
Estupenda portada y las ilustraciones geniales de Mavi.
Una buena canción que estoy disfrutando. Gracias.”

De nuestro amigo ALEX:

Felicidades. Mantener un blog es algo que requiere esfuerzo y sacrificio. Y tú te lo trabajas. Os lo trabajáis.”

De nuestro amigo RICK:

Un cumpleaños "multidisciplinar", como suele decirse...

Y están unas cosas a la altura de las otras: ese a modo de funky que con los areglos que le has metido suena blanco, como tu voz. Y tienes muy buena mano para los arreglos, por cierto. Nada suena por casualidad en tus canciones.

La letra de la canción me ha hecho gracia: parece que va en plan Aleixandre (ojos perdidos, huesos y párpados) pero luego se hace más real. Las ilustraciones, como siempre, magníficas; pero como ahora ya conozco el blog de Mavi diré que están a su altura: para ella no son difíciles.

Y la historia tiene su coña. Trabajas mucho el surrealismo cañí, lo cual es refrescante. En fin, que te has currado el cumpleaños a todo trapo. Y felicidades: tal y como va el mundo blogueril, ya quedan pocos tan constantes como tú.”

HETERÓNIMOS

THE J. J. JUICE.- Ver:

Comentario de nuestro amigo Napi:

No es nada extraño que estos zumos nos refresquen, tus canciones son como gotas de agua fresca en el gran desierto de la red de redes; fértil y siempre original en tus propuestas, cada propuesta que nos brindas es más brillante que la anterior. ¡Estás que te sales, Bab! Muchísimas gracias, tu amabilidad es infinita, killo.”

KOUAKOU & LES SUPER ÈTOILES.- Ver:

Comentario de Milena:

Qué bueno Bab... ¿esto es tuyo... es buenísimo!... el primer tema me recuerda a la música que hacen en Las Antillas -lejos de donde dices-, que en Martinica escuché... con percusión de latas... steel band music con steelpan creo se llama... magnífico! rare diamond total! Fantástico el segundo mix... esa flauta... combination...

Deseando escuchar el grupo polaco/irlandés jeje será pearl gem”

Comentario de nuestra “amiga” LISA:

¡Ya decía yo que ese Kouakou me sonaba! En mi contra tenía la reseña [grupo integrado por músicos de Alto Volta (Burkina Faso) y Nigeria, de difícil catalogación, cuyos miembros eran todos zurdos, homosexuales, negros-albinos y con una media de edad de 19 años] tan romántica como utópica, pero esa sección de soplos . . .
Si es que es lo que tiene el gradiente mediterráneo, Bab ¡que al final es la mariposa de la patria de hombres íntegros la mueve el aire que suena en flautas, clarinetes y armónicas boqueronas!
Jejeje, acertado chinguel este, para que no nos durmamos en el Cd 19 ¡que la faena se acumula! ¿No Bab?
Un abrazote y enhorabuena, Maeh'tro!!!!”


Link CD y portadas:
https://mega.co.nz/#!B4VwFaab!9-ydppAJ-BY8m-LP8fVAQl4LxM8Dbbd8tybBAAd_N2U


Safari fotográfico. 15:03:15

|












































Clamores. (Reedición de un post de 2010)

|

CLAMORES

Dos hombres dialogan en una calle de San José (Cabo de Gata) el 5 de septiembre de 2.010. Hasta la línea de puntos es un diálogo real (bueno, lo que yo entendí) aunque parezca mentira; el resto es inventado siguiendo el ¿hilo?


-¿Tienes ya el antivirus?
-No
-Entonces haz una raya en el agua
-Es que son pequeños todavía
-Pero, ¿se oyen clamores?
-Si
-Pues les cortas la cabeza
--------------------------------------------------------------------------


-¿y si esa no es la solución?
-Solución no hay para eso, es una cuestión de honor
-Eso suena a harakiri, a samuráis…
-Los clamores hay que cortarlos de raíz
-¿y si solo son…murmullos?
¿Se te erizan los pelos al oírlos?
-Totalmente, parezco un puerco espín
-¡Clamores, fijo!, ¡córtales la cabeza!, no te compliques, sino luego sería peor
-Es fácil decirlo
-Si haces bien la raya en el agua todo irá miel sobre hojuelas
-Lo dejaré para finales de septiembre
-Siempre antes del otoño, luego, los clamores serían insoportables, se incrustan en el cerebro
-¿Y si me llega antes el anti virus?
-¡Entonces estamos hablando en vano!

No estamos seguros (en La Cosmopolita)

|
El martes 24 de febrero se "representó" en el bar La Cosmopolita de Málaga, el relato "No estamos seguros" (con música y texto de José L. Álvarez -Babelain-) 

La "representación" corrió a cargo de los poetas (y amigos) Jacinto Pariente, Juan Manuel Villalva y Paco Cumpián. Presentó Inma Bernils (poeta, polipoeta y actriz).


 Aquí podéis ver un resumen. Gentileza de Bruno, que grabó el vídeo y luego hizo el resumen.




De izquierda a derecha: Juan Manuel Villalva, Jacinto Pariente, Paco Cumpián (señalando al culpable, o sea a mí, mientras les hago la foto final) e Inma Bernils.

Agradezco desde aquí la implicación de todos ellos en el "evento". Unos días antes, en el ensayo en nuestra casa, compartimos un arroz y nos peleamos con el texto (sobre todo, el "desgajado" Jacinto).
Al final lo hicieron de lujo, y eso que el "material" no daba para mucho; todo hay que decirlo.



Portada del librito editado por Paco Cumpián (Maestro Impresor)


Para los no habituales del blog, el relato se puede leer, con el añadido de las ilustraciones de Mavi, a partir del siguiente enlace (Capítulo I), y luego ir viendo páginas posteriores:

http://totovaca.blogspot.com.es/2014/06/no-estamos-seguros-i-la-estrella.html


Para los prolegómenos utilizamos el instrumental “Introducción, del CD “Viendo pasar los trenes”:



Para las transiciones entre capítulos: “La última carta de Dylan Thomas”, del CD “El espejo ahogado”:

La Luna no tiene vello

|

La Luna no tiene vello
(letra y música.- Babelain)

Sale la luna
tras la montaña
lo mira todo
con su cara extraña.

Intuye fortunas
prevé desgracias
no tiene vello
y provoca el ansia

Su piel tan blanca
brilla en la noche
giran en la feria
los carricoches

No dice nada
parece muda
es fruta extraña
y desnuda

Imanta mares
confunde el alma
cuando se marcha
viene la calma

Los buhos vigilan
bajo su manto
las brujas despliegan
todos sus encantos

Ordeña nubes
la Luna llena
ofrece su jugo
en las verbenas

El dulce jugo
y un poco amargo
agita el sueño
nos saca del letargo

No dice nada
parece muda
es fruta extraña
y desnuda

Imanta mares
confunde el alma
cuando se marcha
viene la calma


Sale la Luna
tras la montaña
lo mira todo
con su cara extraña

Los buhos vigilan
bajo su manto
las brujas despliegan
todos sus encantos

No dice nada
parece muda
es fruta extraña
y desnuda

Imanta mares
confunde el alma
cuando se marcha
viene la calma



Instrumentos utilizados en esta ocasión: Bajo Yamaha, Batería Roland, Guitarra Fender Stratocaster (la joya de la corona, auténtica U.S.A. de finales de los 60, se nota no?) y la última adquisición, un ukelele electroacústico. La Fender acústica se ha colado en la foto pero no la utilizo aquí.


Link canción con portada;


https://mega.co.nz/#!859GSaIZ!YeH9WZkk1D3xBuhzzL3hRJU8YJ_EgIJB1STMZG3EiRE

El Espontáneo

|

El espontáneo

Ella caminaba por la otra acera. Me lancé a cruzar la gran avenida como se lanza un espontáneo a la plaza de toros. Esquivé de milagro las cornadas de los autos que la recorrían veloces en las dos direcciones. La había divisado desde mi acera porque irradiaba luz, ya que soy corto de vista. Cuando llegué a su altura, jadeante, le pregunté:

-¿Ha valido la pena arriesgar la vida atravesando la avenida repleta de locos al volante por venir y preguntarte si ha valido la pena arriesgar la vida...?

Ella siguió caminando altiva, con su carita de porcelana, como si oyera llover. En ese punto comenzó a llover. Por fortuna siempre llevo un paraguas a mano. Lo abrí y le ofrecí cobijo. Se agarró a mi brazo. Sonrió muy levemente. Me estremecí. Me puse a silbar, no sabía qué paso dar ahora. La miré de refilón. Sus rasgos eran asiáticos, con manos muy delicadas, piernas muy delgadas y pies diminutos. No se si entendía mi idioma. De repente se puso a silbar muy agudo la misma canción que silbaba yo antes. Nos convertimos por un momento en un dúo silbante de lo más armonioso. Dejó de silbar, me miró de frente y me dijo sin rastro de acento alguno:

-¡Tenemos que hablar!-

Me puse a temblar, algo iba mal. Sacó su móvil del bolsito y nos hicimos un selfie. Enseguida lo envió a un destinatario desconocido para mi. Al poco rato, un gran coche negro con los cristales tintados aparcó a nuestro lado. Se abrió una puerta y ella desapareció dentro.

A la mañana siguiente, leyendo el periódico en un bar, descubro que aquella mujer asiática era la amante de un famoso capo que habían asesinado esta misma noche. En la foto del periódico salía del brazo del mafioso unos día antes de nuestro encuentro.


 Fui al hotel, recogí mis cosas, pagué la cuenta y salí cagando hostias de allí. Ahora me encuentro en paradero desconocido. Me he afeitado el bigote y he ido a comprarme un sombrero. He adelgazado cuidando un poco la alimentación. Menos mal que en el hipódromo me van bien las cosas. En las últimas semanas he acertado varios caballos ganadores que no eran de los favoritos y me he sacado una pasta. Con los prismáticos descubrí a una negrita de piel brillante que cada vez que sonríe lo ilumina todo. Veremos si hay suerte.

Tres partes

|

Tres partes
  • Todo lo tenía que dividir en tres partes, a poder ser, iguales.
  • El día lo había organizado en tres bloques de 8 horas cada uno. De 7:00 a 15:00: trabajo. De 15:00 a 23:00: comida, siesta, paseo y ocio (lectura, cine, etc...). De 23 a 7:00: cama.
  • Ahora estaba casado con su tercera y última mujer. De las dos anteriores se divorció después de haber tenido tres hijos con cada una. Con la mujer actual también cumplió con la cuota de hijos correspondiente. Había terminado ese ciclo ya. No habría más mujeres ni más hijos, pasara lo que pasara.
  • El sexo no escapaba de esta obsesión tripartita. Lo hacía tres veces al mes con su mujer. Cada sesión la dividía en tres partes de un minuto aproximadamente (no usaba cronómetro... todavía). La primera, los preliminares, la dividía en tres partes de unos veinte segundos cada una, dedicadas a acariciar metódicamente: primero la teta izquierda, segundo la derecha y finalmente el coño propiamente dicho. La segunda parte, la penetración, duraba otros sesenta segundos y aunque eyaculara antes, él se quedaba “ensamblado” hasta que no pasaran esos sesenta segundos reglamentarios. Finalmente, la conclusión, consistía en fumarse un cigarrito en la cama y apagarlo justo al minuto de haberlo encendido, al mismo tiempo que se despedía de su mujer con un escueto: “Buenas noches, cariño, mañana será otro día, supongo”.
  • Había dejado escrito en su testamento que, cuando muriera, sus cenizas se dividieran en tres partes. No le hicieron ni puto caso. Sus tres mujeres, reunidas para la ocasión, le dieron tres patadas cada una a la urna de las cenizas y la abandonaron en un descampado inhóspito a las afueras de la ciudad y se fueron a tomar tres... o cuatro copas, nadie se paró a contarlas.

El Tren

|

El Tren

Aquel tren había echado el ancla y ya no se movería nunca más del sitio. Ahora le tocaba moverse al resto del mundo. Los billetes para ese tren eran muy difíciles de conseguir, había que tener muy buenas influencias y aflojar una gran cantidad de pasta para hacerse con ellos.

En cierta ocasión, hace ya algún tiempo, con la ayuda de un amigo de otro amigo de otro amigo que me debía un gran favor, pude comprar dos billetes, uno para mi amante y otro para mi.

Subimos a aquel tren anclado en medio de la nada. Esperamos un rato a que se completara con el resto del pasaje, igual que en los carricoches de las ferias y nos dispusimos a contemplar cómo el paisaje, con su variada naturaleza y los pueblos y ciudades de todo el mundo, “viajaban” ante nuestras narices sin tener que movernos nosotros ni un ápice.

Al principio empezaron a desfilar lentamente, por delante de la ventana de nuestro camarote privado, unos árboles de porte majestuoso. Después, grandes prados amarillentos con montañas inmensas en el horizonte. Los camareros nos ofrecían frecuentemente copas de champán, canapés variados y exquisitos bombones, además de servirnos el desayuno, comida y cena con la más rigurosa puntualidad. Algunas azafatas estaban siempre dispuestas para poder atender nuestras peticiones, cuando estas fueran mínimamente razonables.

Empezaron a aparecer entre el paisaje algunos pueblecitos de casas blanquísimas y chimeneas humeantes. Cuando quisimos darnos cuenta, por la megafonía interna se anunció la “llegada” al tren de la primera gran ciudad: “Estimados pasajeros y pasajeras, en breves instantes podrán contemplar cómo la ciudad de Venecia aparece ante sus ojos como por arte de magia. Y sin movernos del sitio. Pueden disfrutar de ella durante seis horas, contadas a partir de que Venecia “se detenga” en el andén de nuestra estación. Después de ese tiempo, la ciudad “partirá” y el pasajero que no se encuentre en el tren lo “perderá” para siempre”.

La incredulidad inicial dio paso a un estado de euforia general, ayudada en parte por la generosa ingesta de champán por parte de los pasajeros. Disfrutamos de Venecia con un poco de estrés, no queríamos despistarnos y perder el tren; bueno, que el tren nos perdiera a nosotros, arrastrados por la despampanante ciudad de Venecia.

Después de contemplar cómo un fiordo noruego pasaba descaradamente ante nuestros ojos, un apretado bosque de abetos, dos desiertos con sus camellos, la muralla china, el Lago Titicaca, y La Selva Negra, pudimos comprobar, debidamente anunciada por la susodicha megafonía, cómo se detenía delante de nuestro inverosímil y sedentario tren, la imponente ciudad de Río de Janeiro.

Aquí ya pudimos soltarnos un poco y aprovechar bien el tiempo. De todas formas habían añadido una hora más debido a alguna protesta por parte de algún pasajero importante; ahora eran siete. Estábamos aprendiendo a dosificar el tiempo.

Pasaron el Machu Pichu, La Selva Amazónica, Las Cataratas de Zimbabwe, El Gran Cañón del Colorado... En los intervalos entre estos maravillosos paisajes se detuvieron ante nuestro tren y pudimos visitarlas, por este orden, las ciudades de Marrakech, Roma, Varanasi, París, Barcelona, Katmandú, Buenos Aires, Alejandría, Nueva York y Amsterdam. Y ahí acabó aquel estático viaje en tren, donde el pasajero no viaja, es el “mundo” el que viaja hacia el pasajero. Ese mundo dejó de moverse, volvimos a contemplar el prado del principio del viaje por la ventanilla de nuestro camarote. Nos dieron una cordial despedida por la megafonía, bajamos del tren y nos desplazamos a casa. Qué extraño nos resultó “desplazarnos” nosotros, en vez que se desplazara la casa hacia donde nos encontrábamos. En fin, así son las cosas.





Se detuvieron ante nuestro Tren ... Amsterdam...




Pasaron... El Gran Cañón del Colorado...

Bab El Ain. Dos caminos.

|

DOS CAMINOS
(Letra y música.- Babelain)

(Letra adaptada de un poema de hace unos años, publicado en este mismo blog)

DESDE EL MAR HACIA EL ESPEJO
HAY UN CAMINO SECRETO
DESDE EL ESPEJO HACIA EL MAR
HAY OTRO MENOS DISCRETO

EL PRIMERO LO UTILIZAN
ALGUNOS NAVÍOS INTRÉPIDOS
EL SEGUNDO, TODO EL MUNDO
DESDE LA MUERTE HASTA EL VIENTO
POR ESO COJO EL PINCEL
PINTO EL ESPEJO DE NEGRO
PARA QUE NO PUEDA ENTRAR NADIE
Y SE QUEDE LO QUE HAY DENTRO
DESDE EL MAR HACIA EL ESPEJO
HAY UN CAMINO SECRETO
DESDE EL ESPEJO HACIA EL MAR
HAY OTRO MENOS DISCRETO

SI DENTRO QUEDA LA MUERTE
LA METÁFORA Y EL VIENTO
TENDREMOS UN POCO DE CALMA
AUNQUE SEA POR POCO TIEMPO
POR ESO COJO EL PINCEL
PINTO EL ESPEJO DE NEGRO
PARA QUE NO PUEDA ENTRAR NADIE
Y SE QUEDE LO QUE HAY DENTRO
ESE CAMINO A LA INVERSA
DESDE EL ESPEJO HASTA EL MAR
CON SUS TRAMPAS Y ESPEJISMOS
SIEMPRE DISPUESTO A ENGAÑAR

TIENE SUS DÍAS CONTADOS
PRONTO DESAPARECERÁ
MUERTE, METÁFORAS Y VIENTO
DENTRO DEL ESPEJO SE AHOGARÁN
POR ESO COJO EL PINCEL
PINTO EL ESPEJO DE NEGRO
PARA QUE NO PUEDA ENTRAR NADIE
Y SE QUEDE LO QUE HAY DENTRO

   


Canción con portada

https://mega.co.nz/#!c9EWCS6Y!gi0HLm7secoH6mn8cVoMz-0B5CcfaxktM-0J2eicgXk



Poema original

DOS CAMINOS

HAY UN CAMINO DIRECTO
DESDE EL MAR HACIA EL ESPEJO
HAY OTRO QUE NO SE VE
DESDE EL ESPEJO HACIA FUERA

EL PRIMERO LO UTILIZAN
ALGUNOS NAVÍOS INTRÉPIDOS
EL SEGUNDO, TODO EL MUNDO
DESDE LA MUERTE HASTA EL VIENTO

POR ESO COJO EL PINCEL
PINTO EL ESPEJO DE NEGRO
PARA QUE NO PUEDA ENTRAR NADIE
Y LO QUE HAY DENTRO SE QUEDE

SI DENTRO QUEDA LA MUERTE
LA METÁFORA Y EL VIENTO
TENDREMOS UN POCO DE CALMA
AUNQUE SEA POR POCO TIEMPO




Viento IV. ¡Lo sabía!

|

VIENTO
IV
¡Lo sabía!
  • Aún en la cama, sin espabilar del todo, imagino que me entrevisto a mi mismo. Más que nada para conocerme un poco más. Misión imposible. Empezaría con una pregunta para epatarme a mi mismo: -¿Eres lo que aparentas? ¿O aparentas lo que eres?- Seguramente respondería con una frase “aparentemente” inteligente pero que no diera ninguna pista fiable sobre mi. Mientras menos información tenga sobre mi mismo, menos vulnerable me siento. Y así toda la entrevista. Al final, todos contentos e insatisfechos a partes iguales, entrevistado y entrevistador.
  • Nada más entrar en el bar vi algo extraño en la cara de Pascal. Nos saludamos respetuosamente y pedí una cerveza. Él ya estaba bebiendo la suya. Me contó que se había sentado junto a Marguertite en el banco del parque con la intención de hablarle de mi y propiciar un encuentro entre ambos, pero después de presentarse y ver la acogida tan extrañamente afectuosa con la que lo recibió, empezó a dudar de sus sanas intenciones. Marguerite era una mujer que no se podía dejar escapar bajo ningún concepto. Me dijo que yo, en su caso, hubiera hecho lo mismo. También me contó que hablaron con gran soltura de cualquier tema que salía a colación, que dieron un paseo y tomaron unas copas. La relación fue tan fluida que, al despedirse en la puerta de su casa con un beso en la mejilla, que prometía mucho más que eso, quedaron para la noche siguiente. Me dijo que lo sentía, pero las cosas habían salido así y no había podido evitarlo. Le dije que no importaba. Mentí lo mejor que sabía (no sé mentir - bueno, depende) le di la mano y me marché con la excusa de una cita con una chica que había conocido por la mañana desayunando en el bar. No se si se lo creyó, pero aparentemente, mi dignidad quedaba casi intacta.
  • Volví a casa y abrí una botella de vino que tenía preparada por si me atrevía a invitar a comer algún día a Marguerite. Me la bebí entera y me eché en la cama. Dormí como un bendito hasta la madrugada siguiente.
  • Maldito viento de levante. No lo soporto. Tampoco soporto la resaca. Cada vez me resulta más incomprensible todo. Quiero decir, eso de la causa y el efecto ¿significa algo este episodio de Marguerite? ¿Hay causa y efecto? ¿Hay causalidad o casualidad en la aparición de Pascal en este asunto? Puta mierda de metafísica. Y el verano se está acabando. Esto de Pascal y Marguerite me está tocando los cojones bien tocados. Creo que me merezco esta situación, por gilipollas. No es casualidad, ya se que la casualidad no existe, pero...la gilipollez, si. Y Pascal es un cabronazo, eso también es cierto, por cierto ¿entonces, donde queda el azar?