Babelain. Todo está ardiendo. El Héroe Razonable.

|

Ilustración.- Mavi


5º Single remasterizado para el Gran Reserva III


1.- Todo está ardiendo

Todo está ardiendo
(Letra y música.- Babelain)

Tarde de perros/todo está ardiendo
Arden tus brazos
Salen tres soles/suenan tres cuernos
Arden tus ojos/arde el infierno
Nadie en las calles/viento salvaje
Arde tu lengua
Caen las pavesas/sobre el tejado
Arden tus manos/me dejan helado
Se rompe el espejo
En mil pedazos y cada trozo
Se convierte en llama
Y van volando hacia tu cama
Una leve brisa
Me hiela la sonrisa
Los peces en el río
Están ardiendo y tengo frío.
Oigo caballos/cuatro jinetes
Pasan volando
Salen ardiendo/incluso el Blanco
Y pergaminos/nada está a salvo
Sale una llama/de tu cabello
Cubro tu cuerpo
Arden mis labios/silbo con fuego
Llueve con fuerza/termina el juego.

----

2.- El Héroe Razonable. 
(Mavi colabora silbando)


El Héroe razonable
(Letra y música.- Babelain)

El Héroe razonable /se ríe de los ciclones
Baila con las estatuas /salta entre los balcones
En un lecho de porcelana /el fuego helado del amante
Derrite todas las lágrimas /ya nadie ama como antes

Grita la sangre del viento/y resquebraja los labios
De las tardes de los bosques/donde se cobijan los sabios
---
Los jardineros sin rostro/riegan con miel de azahar
Las bocas de las langostas/que han desertado del mar

Cerezas de carne y hueso/reflejan en los espejos
La sonrisa de las flores/que lloran porque están lejos

La lluvia dibuja sombras/sobre las piedras dormidas
Y borra viejas historias/antes de su partida

Ya se aleja la tormenta/aúllan los peces del lago
Las estrellas nos arropan/no sufrimos grandes estragos

En un rincón del verano/hay una veleta oscura
Señalando hacia la noche/sin pasar por la locura

El Héroe razonable/esconde el puño en el bolsillo
Sonríe al rayo de luna/entre el canto de los grillos

Link Single

http://www96.zippyshare.com/v/ZJJxtW0q/file.html




Se arma un gran revuelo.

|

Se arma un gran revuelo
Estamos tumbados boca arriba en la playa Tomás y yo. Aparecen dos tipos extraños y se quedan parados de pie delante de nosotros. Uno de ellos es voluminoso. Se tumba en la arena y rueda hacia la orilla desliándose la especie de sábana que le servía de vestido. Se queda en bañador, una especie de plástico fino negro pegado a la piel, casi un tanga. Vuelve y se coloca junto al otro que lleva puesto ahora un bañador tipo meyba. Nos miran fijamente. Empiezan a hinchar y deshinchar sus cuerpos al unísono, incluyendo sus cabezas, a voluntad. Cuando el flaco se hincha, el gordo se deshincha. Parecen de caucho. Intuimos por arte de birlibirloque que son homosexuales machos de otro planeta. Quieren lío. No sabemos como explicarles, sin ofenderlos, que nosotros somos hetero.

Pasamos al anfiteatro (gallinero) de un cine de los antiguos, en la primera fila del primer piso. Además de Tomás están El Bola, Gloria, Eduardo y Julián. De pronto, un amigo, que conocí recientemente, pero que no veía desde la infancia (?) me saluda desde el patio de butacas. Me entra una euforia desmesurada, muevo los brazos, me desequilibro y caigo al patio de butacas arrastrando un inmenso altavoz. Se arma un gran revuelo. La gente me abuchea. Escurro el bulto hasta llegar al pasillo central. Me acurruco allí hasta que pasa el temporal. En la pantalla, un chico guapo conduce un descapotable rojo; a su lado va una chica regordeta y pelirroja, con cierto encanto, que ríe y masca chicle. El chico canta desafinando una especie de bolero en inglés. Con gran sigilo, mientras la película discurre, me escabullo hasta la salida. Allí acontece un gran espectáculo iluminado por las luces de las farolas; los árboles se están quedando completamente pelados mientras las hojas caen en cámara lenta. El suelo es un manto de hojas que crujen bajo mis botas de cuero negro. El Otoño nos ofrece su cara más amable. Desde una moto de gran cilindrada, que pasa con parsimonia, me saludan dos tipos raros. Son los homosexuales marcianos. Desaparecen y solo quedan sus sonrisas flotando en el aire, como el Gato de Chesire en Alicia en el País de las Maravillas.

Safari malagueño
(Calle Larios)











Centro de Arte Contemporáneo (CAC)


Pilar Albarracín. (Asnería)

Babelain. El Verano. El Rumor.

|
(Ilustración.- Mavi)


Cuarto single remasterizado para el Gran Reserva III.


Coincidiendo  con la entrada del verano y la luna llena:


1.- El Verano


EL VERANO
(Letra y música.- Babelain)

Llega el verano/en su esplendor
La flor violeta/se marchitó
Un joven lee/El Gran Mandala
La primavera/ pliega sus alas

El viento silba/una vieja canción
El joven dormita/en un rincón
Sueña que baja/por una escalera
Peldaño a peldaño/olvida sus penas

El tren ya ha llegado/termina la espera
El joven aguarda/ a que baje ella
El tiempo se esfuma/cuando ella lo mira
Este verano/comienza la vida

2.- El Rumor



El Rumor
(Letra y música.- Babelain)

Los árboles ofrecen sus frutos
Los pájaros se mecen silbando con un viento tibio

Ese viento que ayer erizaba
Todos tus blancos planetas y estrellas fugaces

Surgen los niños del bosque
Agitando suavemente sus dulces alas

Había una vez un jardín
Donde corría el rumor
De que allí sembraban dudas
Y florecían las sorpresas

Huelo la costa en tu piel
Aunque los pájaros tristes me traigan recuerdos

De tormentas y ríos helados
Muy lejos del mar con ecos de risas de locos

Surgen los niños del bosque
Agitando suavemente sus dulces alas

Había una vez un jardín
Donde corría el rumor
De que allí sembraban dudas
Y florecían las sorpresas

Había una vez un hombre
Que al recordar su infancia solo ve el paisaje

Y esconde todo sentimiento
Solo habla del árbol feliz y rojas montañas

Surgen los niños del bosque
Agitando suavemente sus dulces alas

Había una vez un jardín
Donde corría el rumor
De que allí sembraban dudas
Y florecían las sorpresas



Link single con portada


http://www58.zippyshare.com/v/rqJe7dfy/file.html




Babelain. El Guionista de los Sueños. Vete ahora.

|

Tercer single remasterizado para el Gran Reserva III


1.- El Guionista de los Sueños

El Guionista de los Sueños
(Letra y Música.- Babelain)

Nos vence el sueño
derrota agradable
victoria del que pierde
nadie es indomable

Nos aleja de lo oscuro
nos instala en ese mundo
donde la luz nos cobija
como el puente al vagabundo

El guionista de los sueños
desayuna mescalina
canta como un tirolés
casi nunca desafina

Se mece como un funámbulo
en un alambre ilusorio
entre la vida y la muerte
ese sutil territorio

El guionista de los sueños
lleva gafas de mercurio
oye solo el tercer eco
y nos trae buenos augurios

Con su flauta disonante
nos dirige hacia una gruta
en el interior del cielo
donde la gente disfruta

Esa gruta es reversible
contiene lo que está fuera
y dentro solo hay espejos
alrededor de una hoguera


2.- Vete ahora


  Vete ahora
(Música y letra.- Babelain)

No me importa/que te vayas lejos
solo quieres/verte en un espejo
Por eso vete ahora/cambia de emisora
Antes de que explote/como un hugonote

No quiero volver a verte
rondando cerca de mí
No tientes más a la suerte
Te quiero lejos de aquí.

Cuando hablas/salen de tu boca
solo tonterías/ y alguna mosca
Por eso vete ahora/y no seas pesada
Antes de que peses/una tonelada

No quiero volver a verte
rondando cerca de mí
No tientes más a la suerte
Te quiero lejos de aquí.

Para ser tan tonta/no eres tan guapa
Me lo habían dicho/hasta en Tegucigalpa
Por eso vete ahora/No me des la lata
No me obligues/a usar el matarratas

No quiero volver a verte
rondando cerca de mí
No tientes más a la suerte
Te quiero lejos de aquí.


Link single y portada


http://www84.zippyshare.com/v/maBIruIt/file.html


Un par de fotos, un poema y un mini relato.

|
(Vieja mansión abandonada a la entrada de Lanjarón, en Las Alpujarras Granadinas)

Hemos vuelto

Hemos vuelto de lejos
los techos parecen más bajos
y la leche avinagrada.

No recordamos las sombras
ni los eclipses azules
los cristales están rotos.

Ni encontramos la franqueza
de los artistas más viejos
que soñaban con ser niños.

El buzón está repleto
de mensajes plañideros
que nos provocan la risa.

El miedo no es imputable
a esta soledad quebrada
ejerce de parapeto.

El pretexto de la amnesia
nos sirve para seguir
¡nunca nos hemos ido!

¡Qué bálsamo para vivir
seguir por esa corriente
resbalando río abajo!

Los astros se precipitan
dentro de nuestra buhardilla
por la estrecha claraboya.

No encontramos nada allí
en aquél rincón lejano
esto es más confortable.

-----

Arenas movedizas


Abro la puerta de casa. Paul Simon me dedica una sonrisa enigmática desde el fondo de la barra. Nunca ha habido una barra de bar en mi casa, pero ahí estaba. Me acerco a él con desconfianza. Paul coge mi Fender acústica y empieza a cantar mi canción “Equilibrio” hacia la mitad:

El niño gira su aro
Camino del infinito
La niña olvida el tiempo y lanza un grito

El amor hace sus cuentas
Sin importarle los riesgos...”

Juraría que hay una segunda voz, la de Garfunkel, pero no lo veo por ningún sitio Me da por pensar que Paul Simon practica el canto difónico, pero la voz de Garfunkel no sonaría así.

Paul deja la guitarra a un lado y me propone ir a tomar un café al bar de enfrente. Yo vivo en el campo, no hay ninguna calle que cruzar, solo un carril de tierra; y menos, un bar enfrente. Salimos, cruzamos la calle, que aparece por arte de magia y entramos en el bar, que nunca ha estado allí antes.

Paul pide un café y yo un té helado; con el café me da por hablar y lo mismo le cuento mi vida.. Aparece Basquiat hablando un idioma que me suena al araméo palmireano Se sienta con nosotros. No se conocen. Hago las presentaciones de rigor. Basquiat pide un “ruso blanco”, o algo parecido, en arameo. Me entero cuando se lo sirve el camarero.

Empezamos a entendernos en un idioma pactado a tres bandas. Basquiat piensa suicidarse de aquí a un rato, pero parece contento. Paul quiere bajar a África otra vez y me propone ir con él. Yo no se cómo decirle que no, que tengo que ir a un recital de Ferrer Lerín la semana que viene y no puedo perdérmelo. No quiero ser descortés. Suenan truenos muy potentes. Por la ventana se dejan ver miles de rayos. Salimos a disfrutar de la lluvia. La cabellera de Basquiat se electrifica y parece un erizo. La calle ha desaparecido. Vuelve a ser el carril de tierra de siempre y ahora se convierte poco a poco en arenas movedizas que empieza a tragarnos lentamente. Un rayo alcanza a Paul Simon y queda carbonizado. Basquiat ríe. No necesita suicidarse, se lo va a tragar la tierra. Yo me agarro a las patas de un gran cuervo que volaba bajo y salgo de allí. Después de un rato en blanco por el aire, aparezco de nuevo sentado en un banco de la plaza de Oaxaca, junto a Don Juan Matus.

Babelain. El Corazón tiende sus trampas. Vamos a bailar.

|
(Portada.- Babelain)

2º Single remasterizado (?) para el Gran Reserva III.


1.- El Corazón tiende sus trampas. Cómo veréis, toco casi todos los palos. Soy muy atrevido.


El Corazón tiende sus trampas
(Música y letra.- Babelain)

El corazón/ tiende sus trampas
Oculta su rostro/ el viento se calma
Se oyen silencios/amortiguados
Por una lluvia/llena de dardos

En la hora de la siesta/los muertos descifran
Todas las dudas/ y los enigmas
Hace algún tiempo/que llueve sin pausa
El arco iris/ espera una causa

La sonrisa se oculta/ como una sombra
Que huye esquivando/ la luz del día
Los pensamientos/ tropiezan muy torpes
Otros se esquivan/ no se saludan

En la hora de la siesta/los muertos descifran
Todas las dudas/ y los enigmas
Hace algún tiempo/que llueve sin pausa
El arco iris/ espera una causa

El corazón/ tiende sus trampas
Oculta su rostro/ el viento se calma

En la hora de la siesta/los muertos descifran
Todas las dudas/ y los enigmas
Hace algún tiempo/que llueve sin pausa...


2.- Vamos a bailar. . Rafa, nuestro hijo mayor, toca el cajón flamenco.  


Vamos a bailar
(Letra y música.- Babelain)

Ya no quiero que me beses/Ya no quiero verte más
No quiero que me compares/Con los demás
Nunca sabes lo que quieres/Y yo quiero ser feliz
Tú me dices que me espere/Y me haces sufrir

Porque yo/No quiero/Estar esperando
A que tú/ Te aclares/ Y dejes de estar dudando
No te lo pienses/Vamos a bailar
Toda la noche/Bailando sin parar

Ya no quiero que tú seas/La que corta el bacalao
Tú me pones de los nervios/Con tus “fregaos”
Nunca sabes lo que quieres/Y yo quiero ser feliz
Tú me dices que me espere/Y me haces sufrir

Porque yo/No quiero/Estar esperando
A que tú/ Te aclares/ Y dejes de estar dudando
No te lo pienses/Vamos a bailar
Toda la noche/Bailando sin parar

Ahora veo que me quieres/Ya no dudas de mi amor
Puede ser que desde ahora/Estemos mejor

Ya si quiero que me beses/Que me beses de verdad
Ya si quiero que me digas/¡Vamos a bailar!

Porque yo..
Link Single y portada


http://www37.zippyshare.com/v/hXts9Fz8/file.html

Babelain. Mis Fantasmas. Equilibrio

|
Ilustración.- Mavi

Comenzamos el Gran Reserva III con un single algo “fantasmagórico” y un pelín “equilibrado”:

1.- Mis Fantasmas


Mis Fantasmas
(Letra y música.- Babelain)

En esa esquina del bosque/donde se suicida el viento
La que los pájaros esquivan/donde fracasa la luna

Me encuentro con mis fantasmas/les disparo a quemarropa
Las balas les atraviesan/sin hacerles ni un rasguño

Se ríen como posesos
Con sus bocas desdentadas
Bailan la danza sin hueso
Son los reyes de la nada

Hago un fuego y meto dentro a mis fantasmas
Que pasan de repente de la risa al llanto

Con esa música de fondo/dejo el bosque y vuelvo a casa
Voy rellenando el vacío/con poemas sin palabras

En esa esquina del bosque/donde se suicida el viento
Me encuentro con mis fantasmas/les disparo sin piedad

Se ríen como posesos
Con sus bocas desdentadas
Bailan la danza sin hueso
Son los reyes de la nada

Hago un fuego y meto dentro a mis fantasmas
Que pasan de repente de la risa al llanto

---


2.- Equilibrio



Equilibrio
(Letra y música.- Babelain)

Dialoga el acantilado
Con la espuma de las olas
En la orilla la bailarina baila sola

Los números buscan el cero
Para volver a la nada
La luna sugiere algo y calla el sol

El amor hace sus cuentas
Sin importarle los riesgos
La noche entra en juego
Y se abre como una flor
La luna sugiere algo y calla el sol

El ciclista va escribiendo
Su poema de dos ruedas
El árbol se despereza en la vereda

El niño gira su aro
Camino del infinito
La niña olvida el tiempo y lanza un grito

El amor hace sus cuentas
Sin importarle los riesgos
La noche entra en juego
Y se abre como una flor
La luna sugiere algo y calla el sol

Consulta el cielo su agenda
Ya suenan algunos truenos
Renuevan los escorpiones su veneno

Sobreviven los que nadan
Sin pensar en las corrientes
El silencio del suicida es inocente

El amor...

Link Single y portada:


http://www12.zippyshare.com/v/XFmUpHyE/file.html




El Maharaha.

|

Ilustración de Mavi

(Esto viene de un sueño; retocado un pelín, pero bueno. Aunque ya saben, "la vida es sueño, y los sueños, sueños son", que decía el de la Barca. Así que  no se me mosquée nadie. No sé que cené aquella noche,)

El Maharaha de Kapurthala

Al Maharaha de Kapurthala le entraron ganas de hacer Caca durante un paseo por los jardines de palacio.

Ni corto ni perezoso se desvistió y se puso a la Tarea. Por allí pasaba tan pizpireta la sin par Naomi Campbell, invitada de honor por unos días del jefe del principado. 

El Maharaha se dirigió a Naomi en estos términos: Naomí, cariño, acércate y desnúdate enterita. 
Naomí accedió a los deseos del Maharaha. ¿Quién se atrevería a desairarlo? 

Una vez que Naomí se acercó, el Maharahá la cogió por el cuello y le hundió la carita en su Caca calentita y humeante. Naomí quedó con el Culo en Pompa y la cara enterrada en Mierda de la más Selecta. 

Qué curiosidad, por allí también pasaba Leticia practicando el nudismo entre las flores del jardín. Había muchos invitados ilustres en ese momento en el palacio del Maharahá. Al ver a Naomí con el Culo en Pompa, no pudo resistirse y acopló milimétricamente su Real Culo en el Culo de la Campbell. Por un rato intercambiaron aromáticos Gases Intestinales. 

Al quedar satisfecha con el intercambio, Leticia se retiró a sus aposentos. Allí, su marido, notó un olor atípico, desconocido para sus delicadas fosas nasales. Preguntó un poco mosca: Leti ¿qué es ese olor nauseabundo? 
Leti, que no sabía mentir porque se le notaba enseguida, le confesó a su áureo esposo la maniobra de intercambio gaseoso con la escultural Naomí.

El mosqueo del esposo fue monumental y castigó a Leti, durante media hora, de rodillas contra la pared con los brazos extendidos, sosteniendo en sus palmas abiertas todas las novelas publicadas por Arturo Pérez Reverte editadas en tapa dura. 

Fin.
-------
Safari en la Costa Catalana


































Babelain. Gran Reserva II

|

Aquí tenemos el Gran Reserva II. Las canciones se pueden oír en las entradas anteriores. Podéis descargar el disco entero con sus portadas en el link que figura al final del post.

De nuevo presenta Rick, del blog http://eltugurioderick.blogspot.com.es/ 

Es un verdadero lujo para mí poder contar con su colaboración en esta tarea. Os dejo con él:

Babelain: Gran Reserva II


Babelain, como ya saben todos los que frecuentan este blog, es entre otras cosas un músico que ha reunido un considerable número de canciones compuestas a lo largo de varios años. La mayoría de ellas nos las ha ido ofreciendo gratis, por la cara, a todos los que pasamos por aquí, con un sonido y una categoría artística de verdadero profesional, aunque no haya querido serlo. Y como también saben los asiduos, hace poco decidió crear una selección con aquellas de las que más orgulloso está; esa selección, con el tono de coña que viene al caso, se titula “Gran Reserva” y quedará compuesta por tres volúmenes. El primero se publicó no hace mucho; por si se le ha escapado a algún transeúnte ocasional, puede encontrarlo aquí:


Hoy nos presenta el segundo volumen de la “saga”, que como es lógico se titula “Gran Reserva II” y que, como todas sus grabaciones, viene envuelto en una de esas portadas tan profesionales como la música que anuncian: el diseño gráfico es otra de las maestrías de Bab (ayudado a veces por Mavi), aunque -como en lo demás- él dice que no es para tanto. Al igual que en la primera parte, la “estructura formal”, por decirlo así, se organiza en cara A y B, como la de un disco de vinilo; a continuación se desgrana la procedencia de cada una de las canciones, es decir, en qué grabación anterior estaba incluida. El nivel es igual de alto que en la primera parte: si ya en origen la mayoría de sus canciones son realmente atractivas -diga él lo que quiera-, con más razón aún si lo que tenemos delante es una selección hecha por el propio Bab, que es muy autoexigente y no acaba de creerse lo que le decimos sus fans. Pero seguro que tanto los recién llegados que no conozcan estas canciones como los que ya las han disfrutado antes, estarán de acuerdo conmigo.

Seis y media de la madrugada” Bab comienza la selección con una pieza que es casi una declaración de principios; su gusto por las melodías de tono brasileiro, entre samba y bossa, queda perfectamente simbolizado aquí. Es un rasgo muy notable de su carácter, ya que esa onda, más o menos diluida, se percibe con frecuencia en sus canciones. Por eso resulta engañosa la teórica simpleza que aparenta: para conseguir ese sonido hay que tener escuela y entender muy bien los ritmos y el juego entre percusiones y cuerdas. Y aquí, hasta la letra va a juego.

Quiero ir a New York” Aquí, efectivamente, nos vamos a Estados Unidos; aunque no necesariamente a NY, ya que ese tono general de “laid back” que dicen los yanquis podría recordarnos a músicos tan distintos como los muy urbanos pero folkies Lovin’ Spoonful o el omnipresente J.J. Cale. Creo que esta canción es una mezcla de esos dos estilos y otros cuantos, y que el dominio de las cuerdas es una vez más la gran baza de Bab. La letra es tan derrotista como irónica, y su dejadez le va muy bien a este sonido. El final, atómico, claro.

La caja de Pandora” Impresiona un poco esa especie de recitado en el que se nombra a gran parte de la jet-set mitológica; y parece como si esa trascendencia afectase a la canción, que sin embargo suena muy humilde, muy “humana”, recordando a las agrupaciones acústicas tradicionales como los españoles Cánovas y compañía o incluso Simon & Garfunkel. El fondo melódico, con esa voz doblada, casi nos recuerda a un cántico religioso… o volvemos a lo de antes: ¿será por lo tremebundo de los nombres que se citan? Muy original, en cualquier caso.

So what” Tal vez porque su letra es un homenaje a un buen puñado de monstruos sagrados del rock, el pop e incluso a Miles Davis, aquí Bab se nos pone “de pajarita” y crea una especie de blues rock con ese sonido casi al estilo Nashville que tan bien se le da. Ya sé que soy un pesado, que lo repito con frecuencia, pero insisto: en muchas piezas suyas demuestra haber interiorizado perfectamente el feeling de J.J. Cale, y eso no es ninguna coña. Ese estilo tan suyo, tan “aéreo”, digamos, lo domina perfectamente.


Ya no hay remedio” Y solo con la entrada de esta canción ya tenemos una escala para recordar, de esas que se quedan en la cabeza de inmediato. Las cuerdas, una vez más, magníficas; pero lo más interesante es ese tono funky que van marcando el bajo y la batería casi como sin querer, y que hace juego con las líneas vocales prácticamente recitadas que dan el contrapunto de un estribillo inesperado. A mí me parece una de las piezas más originales de esta colección, una pieza realmente curiosa.

Otoño” El título no engaña: de vez en cuando Bab nos “inquieta” con canciones de este tipo, que además de la letra decadente, casi al estilo del romanticismo europeo, lleva un ritmo a juego, oscuro pero señorial, con esos teclados matizando un conjunto que podría recordar a las bandas de rock progresivo melódico de principios de los años 70. Las canciones como esta muestran sabores distintos a cada escucha, y por supuesto queda muy indicada para cerrar la cara A con toda su elegancia.

Esos ojos” otro acierto para abrir la cara B: una contraposición entre el ritmo de pieza clásica, ese clarinete con lejanos vapores de dixie, de Nueva Orleans, y una sección de cuerdas que da un contrapunto muy marcado, muy actual, porque no es corriente escuchar una guitarra con ese tipo de sonido en una composición como esta. Tal vez cuando se habla de “fusión” nos olvidamos de que no necesariamente ha de buscarse en los ritmos o en los estilos, sino también en la función que cumple cada instrumento, y esta pieza es una buena prueba.
En un suspiro” La letra, de estilo surrealista, va perfectamente envuelta en una estructura musical ensoñadora, como no podía ser menos. Y por esa misma razón es muy difícil definirla; al principio puede parecer que hay influjos psicodélicos, especialmente en los arreglos, pero lo que tenemos es un trabajo muy afinado, con una melancolía casi orquestal en algunos momentos, que nos transporta y nos hace olvidar la supuesta necesidad de definir estilos: da igual lo que sea esto, porque suena muy bien. Tal vez por eso, por ser de género libre.

Testamento” Esa entrada con guitarras cantarinas apoyadas en una base rítmica cuya escala recuerda a “Misión Imposible”, ya arrebata. Pero solo es el principio: llega luego la voz doblada, hay una guitarra que se encrespa con un sonido ronco; luego los coros casi a capella, hasta que la guitarra recupera su jerarquía y comenzamos otra vez. Ah, y esa armónica dirigiendo el final de la canción, que con toda lógica pasa de cuatro minutos porque hay mucho que escuchar ahí. La letra es otra coña clásica de Bab, pero la música es de lo mejor que le he escuchado.

El blues del peluquín” Sí, es un blues; pero al estilo Bab, con un juego de sonidos en las guitarras que se complementan. Esa variedad en las cuerdas es uno de sus rasgos distintivos, y hay que reconocer que domina un buen lote de recursos. El blues, cualquier blues, es simple: las mismas escalas, la misma cadencia; solo el envoltorio instrumental y los arreglos hacen a unos blues distintos a otros, y este suena muy fresco. ¿La letra? También al estilo Bab, otra de sus coñas humorísticas, claramente enfrentada a las clásicas tragedias bluseras.

Ella” Tenemos aquí una entonación muy española, al estilo Coppini, que Bab usa a veces, para contarnos las “penurias existenciales” que sufre por culpa de una novia bastante particular. Hay dos tipos de guitarras: las rítmicas puras, haciendo las bases, y las que suenan con esos pedales tan característicos. Me gusta ese juego de voces en las últimas estrofas, esta vez muy personal, envuelto de nuevo en un sonido de guitarras cuyos ecos me recuerdan a Randy California, a Steve Hillage… a los enamorados del sonido leslie, aunque no sea leslie. No sé si me explico…

Infierno de polvo y grillos” Una magnífica despedida que podría recordar a las bandas yanquis de rock ácido, pero más por el “aura” que por el sonido en sí. Hay un vago tono de devastación, muy de aquel estilo, a medio camino entre Texas y California, que mantenía la Quicksilver y que remata esa armónica “vaquera”. El punteo es magnífico, a juego con la voz, que lleva un ligero tratamiento “oscuro”; creo que este tipo de melodías imprime carácter, y vuelvo al principio: con una despedida así no es de extrañar que ya estemos esperando la vuelta…


Portadas.- Babelain

Link disco y portadas: